Celia Martin

madre de santa Teresita de Lisieux

Zélie GuérinNacida el 23 de diciembre de 1831 en Gandelain, en el Orne, María Celia Guerin era una mujer inteligente y una trabajadora infatigable.

Había desado ser religiosa, pero la superiora de l’Hotel-Dieu de Alençon la había desanimado claramente.

Decepcionada, aprende el oficio de encajera. Destaca en él tan rápidamente que, a los veinte años, se instala por su cuenta en la calle San Blas.

Trabaja, al principio, con su hermana mayor, María Luisa Dositea que pronto la abandonará par entrar en el monasterio de la Visitación de Le Mans. Sor María Dositea será, toda su vida, la consejera espiritual de Celia así como de su joven hermano, Isidoro Guerin, el niño mimado de la familia.

La encajera manejaba tan bien la pluma como la aguja. De manera muy viva le cuenta a su hermana visitandina, después a sus hijas mayores, pensionistas en Le Mans con su tía, los pequeños detalles de su vida cotidiana. Gracias a esta correspondencia conocemos detalles hermosos de la infancia de Teresa.