Álbum-recuerdo de una jornada histórica

la beatificación de Luis y Celia Martin

Lisieux, domingo 19 de octubre 2008

Recuerdo de una reunión de familia en presencia de numerosos invitados, entre ellos.

  • El cardenal José SARAIVA MARTINS, portugués, prefecto emérito de la Congregación para las Causas de los Santos, enviado especial de Su Santidad, el Papa Benedicto XVI
  • Cardenal Ivan DIAS, prefecto de la Congregación para la Evangelización de los pueblos
  • Cardenal Eusebio Oscar SCHID, arzobispo de Rio de Janeiro, Brasil
  • Cardenal Paul POUPARD, prefecto emérito del Consejo de la cultura
  • Cardenal Bernard PANAFIEU, arzobispo emérito de Marsella
  • Señora Cristina Boutin , ministra de ciudades y alquiler, delegada del gobierno francés para la Beaificación.
Invités
Invités
Le Cardinal Dias salue Madame Boutin. A ses côtés, Mgr Pican, le Cardinal Poupard à droite, M. Bernard Aubril, maire de Lisieux, à gauche

Gentes de varias naciones vinieron a aclamar a los beatos. En este domingo de las Misiones se podía oír hablar en francés, inglés, portugués, español, eslovaco, ruso, chino…Más de 12000 personas estuvieron en el acontecimiento, sin contar los 173 millones de telespectadores que siguieron el acontecimiento, retransmitido en directo por la televisión XTO.

Rito de la beatificación en el transcurso de la celebración

El P. Antonio Sangalli, vice postulador de la causa de los esposos Martin, en nombre del postulador, P. Simeón de la Sagrada Familia, presenta el perfil de los dos esposos resaltando el motivo de su beatificación.

Los obispos de Séez- Alençon y de Bayeux-Lisieux, piden al Legado que proceda a la beatificación de los esposos Martin.

El cardenal Saraiva Martins, en nombre de S.S. el Papa Benedicto XVI, proclama el decreto de la beatificación.

Cardinal Saraiva Martins

Las asistentes expresan su alegría y reconocimiento cantando : Laudate, Dominum, alabad al Señor.

El relicario es descubierto por el joven Pietro Schirilo’, curado milagrosamente, y por sus padres. Fuera, la muchedumbre emocionada está muy unida a lo que sucede en la Basílica. Sólo ella verá los fuegos artificiales que anuncian el acontecimiento.

le reliquaire des bienheureux
le reliquaire des bienheureux
dévoilé sous un tonnerre d’applaudissements

Una verdadera fiesta para las familias

Pic-nic
Pic-nic
sur l’esplanade de la Basilique

La explanada estuvo tranquila a lo largo de toda la ceremonia y luego se convirtió en un lugar de pic-nic ofreciendo ocasiones de intercambio entre las familias y los voluntarios, que descubrían anécdotas de la familia Martin, semejante a las nuestras en muchos aspectos.

Stands
Stands
sur le parvis de la Basilique

Para poder conocer más a los esposos y padres, Luis y Celia Martin , en los stands se podían encontrar las revistas del Santuario y la correspondencia familiar de Luis y Celia Martin. De 10 de estas cartas se hizo una representación teatral en la tarde.

Jeu scénique à la basilique
Jeu scénique à la basilique
lecture de 10 lettres de Madame Martin

Un “punto de encuentro” favorecía los intercambios familiares alrededor de un café. Y todo en un ambiente de fiesta.

En avant la musique
En avant la musique
c’est la fête sur le parvis de la Basilique

Fue una bella jornada, corta para nuestros deseos, con un sol radiante, llena de gracia, que contó con la participación de muchos voluntarios, dichosos de dar lo mejor de sí mismos por esta hermosa causa.

Testimonios

Los papelitos con oraciones dirigidas a los esposos Martin, depositados en cestitas junto al relicario, se llenaron muy pronto

la foule
la foule
vénère les reliques des bienheureux
  • Doy gracias de todo corazón a los beatos Luis y Celia Martin…por el 19 de octubre último, cuando me sentía profundamente emocionada por la magnífica ceremonia de la beatificación, me llega un mensaje de una de mis hijas de la que no sabía nada desde hacía dos años. Aceptaba que la visitase el 13 del próximo noviembre, día en el que cumple 50 años. ¡Qué alegría ! Fue un momento de gracia. Gracias”. Sra. D.
Intentions de prière
Intentions de prière
Bienheureux Louis et Zélie, priez pour nous
  • Estoy casada desde hace dos años y para mi marido y para mí es muy importante confiarnos a la protección de Luis y Celia , a los que amamos de forma muy especial. ¡Y ellos también nos han manifestado su amor !. En la tarde del día de la beatificación, cuando el relicario de los beatos estaba expuesto en un pedestal en el exterior de la Basílica, un gran número de personas se apretujaba para poder tocarlo, pero los encargados de la seguridad no permitían que los niños se aproximasen a abrazar el relicario. Yo lo miraba con mucho amor cuando uno de los guardias me cogió de la mano y me dijo con voz de padre cariñoso : “vamos, pequeña, ven a dar un beso a Luis y a Celia”. En realidad, tengo 20 años y él pensó que tenía 12. ¡Alleluia !. Sin pensármelo dos veces, me acerqué y pase mis brazos alrededor del relicario abrazando el rostro esculpido de Luis. En mi interior daba gracias a los beatos con todo mi corazón por esta delicada atención. ¡Siempre es así desde que conozco a Teresita !. ¡La doctrina de Teresa de hacerse pequeña como los niños siempre es muy eficaz para mí !” Josefina